fbpx
catedral de granada

La Catedral y la Capilla Real

La ciudad granadina cuenta con múltiples atractivos que la hacen única.

Cualquier persona del mundo puede identificar a qué lugar nos referimos con tan solo ver una foto de la Alhambra. Pero, ¿conoces realmente la Catedral de Granada y la Capilla Real?

La Catedral de Granada

La Catedral, situada en la Plaza de las Pasiegas, fue mandada construir por Isabel la Católica.

Este deseo fue mantenido por Carlos I de España. Durante su reinado, el monarca se encargó de edificar múltiples edificios que hicieran de Granada una urbe a seguir en el siglo XVI. En primer lugar, fue Enrique Egas quien en 1506 realizó un estilo de templo basado en el gótico, con inspiración de la Catedral de Toledo.

No fue hasta 1523 cuando se colocó la primera piedra.

Plaza de las Pasiegas y fachada de la Catedral
Plaza de las Pasiegas y fachada de la Catedral

Pero con la llegada de Diego de Siloé, quien tomó las riendas del proyecto, la Catedral cambió. Al estilo gótico se le añadió líneas propias del renacimiento, con girolas y cinco naves.

Cabe destacar que está dedicada a Santa María de la Encarnación. Durante el Renacimiento fue fundamental en la fe cristiana. Por ello, Diego de Siloé lo incorpora a este edificio haciendo que las veinticuatro vidrieras de la capilla mayor narren la historia de la Redención.

Pasando por otras manos como las de Juan de Maeda o Lázaro de Velasco, la Catedral se concluye en 1704.

Se trata de un modelo espacial que hace posible que desde la nave central pueda verse la Capilla Mayor en todo su esplendor, con los arcos que la comunican con la girola que la rodea y con las aportaciones en pintura de Alonso Cano. Haciendo así este templo más grande si cabe en cuanto a belleza.

Interior de la Catedral de Granada
Interior de la Catedral de Granada

Dentro de sus capillas, se encuentra la Capilla Mayor. Cuenta con una planta circular que está perfectamente incluido dentro de la estructura creada.

Incluye las pinturas de Alonso Cano, que recrean las escenas de la vida de la Virgen. En ella se encuentran las esculturas de los Reyes Católicos realizadas por Pedro de Mena, así como también los bustos de Adán y Eva de Alonso Cano.

En su interior también encontramos otras capillas como la de la Virgen del Pilar, Nuestra Señora de las Angustias o la del Cristo de las Penas.

La Capilla Real

Pero entre todas ellas, cabe destacar la Capilla Real.

Fue fundada como capilla funeraria por los Reyes Católicos. Guardando los restos de Isabel I de Castilla, Fernando II de Aragón y las sepulturas de Juana la Loca y Felipe el Hermoso.

Interior de la Capilla Real
Interior de la Capilla Real

Su construcción tuvo lugar entre 1505 y 1517, dedicada a los Santos Juan Bautista y Juan Evangelista.

Es un anexo a la catedral, pero actualmente los dos edificios se muestran de forma diferente. Siendo también completamente distintos los estilos de ambos.

La Capilla Real, a diferencia de la catedral renacentista, sí refleja las características del gótico final.

Domenico Francelli fue el encargado de crear los sepulcros de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón. A su vez, los de Juana I de Castilla y Felipe I de Castilla fueron obra de Bartolomé Ordóñez.

En la Visita a la Capilla Real de Granada podrás observar los cenotafios o monumentos conmemorativos, ya que los restos de los reyes se encuentran en la cripta que está situada justo debajo de ellos.

Féretros recubiertos de plomo de los Reyes Católicos
Féretros recubiertos de plomo de los Reyes Católicos

En el interior de esta capilla se puede observar el retablo mayor, obra de Felipe Bigany. Así como la reja y la cripta con los cinco ataúdes de plomo que contienen los restos de los cuatro reyes y el infante de los mismos.

Son perfectamente reconocibles gracias a las iniciales que poseen cada uno de ellos.

En 1913 pasó a habilitarse la antigua sacristía, convirtiéndose en un museo. En ella se muestra algunas piezas que los Reyes ofrecieron para poder embellecer estos lugares que tenían como objetivo el entierro de restos.

Incluye cuadros de Pedro de Beruguette, Rogier van der Weyden o Hans Memling, entre otros.

El paso tanto por la Catedral de Granada como por la Capilla Real es obligatorio para todos aquellos que quieran conocer la historia de la ciudad y del país.

También podrán indagar un poco más en los distintos estilos arquitectónicos, empapándose de la belleza propia de dos monumentos que a día de hoy siguen sorprendiendo a todo aquel que se acerca a admirarlos.

Leave a Reply